Bosque de Secuoyas

Cuando pensamos en secuoyas, lo primero que se nos viene a la cabeza es California. Árboles gigantescos que están muy lejos, difíciles de visitar a menos que hagamos un gran viaje.

Pero por suerte, tenemos uno aquí en España. A veces pienso que tenemos infravalorada nuestra tierra, solemos recorrernos muchos kilómetros para descubrir lugares, y resulta, que mucho más cerca tenemos joyas como ésta.

Este bosque se encuentra al lado de Cabezón de la Sal.

El motivo de por qué están allí, es porque a finales de los años 40 debido a la política del país se empezó a reducir la importación de madera, con lo cual la solución fue plantar árboles que crecieran a gran velocidad, 1,80 m por año. Así que se plantaron varias especies, entre ellas las secuoyas. Cuando la situación política cambió, estos árboles, unos 848, permanecieron allí, hasta que en 2003 fue declarado Monumento Nacional.

Nosotros llegamos sobre las once de la mañana, aparcamos en un parking que hay para ellos, a unos 500 metros. Tened cuidado porque hay que ir por el arcén (habilitado) de la carretera, y hay que llevar a los niños bien seguros. Una vez allí, pasamos por una pasarela de madera, ideal si lleváis carrito o silla de ruedas. El problema es que luego se acaba y para adentrarte tanto con silla o carrito, es imposible, hay humedad y zonas con barro. Así que tenedlo en cuenta.

Los árboles son enormes, imposibles de abrazar una sola persona, y altos, muy altos. Vaya cosa no? pues no dejó de impresionarme aunque ya sabía a lo que iba.

Sí, quizás yo soy así, pero este viaje quise vivirlo intensamente, sintiéndolo todo, y disfruté muchísimo.

Podéis dar un paseo por este bosque, pasa un pequeño riachuelo, y disfrutar de la naturaleza un buen rato. Aunque no se tarda mucho.

Entre foto y foto se nos hizo la hora de comer, y nos decantamos por un barrenillo con menú que había en Cabezón de la Sal.

Espero que os haya gustado y que disfrutéis vosotros también.

En resumen:

  • Aparcamiento gratuito
  • Camino hacia el bosque por el arcén (cuidado)
  • Adaptado la mitad del camino para sillas
  • En una hora y cuarto se visita
  • Quedarás impresionado por la magnitud de estos árboles.
  • Temperatura agradable en pleno verano por la humedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s