Mi aborto (parte 3) : EL LEGRADO

Si quieres leer la parte uno PINCHA AQUÍ
Si quieres leer la parte dos PINCHA AQUÍ

Ingresé temprano por la zona de obstetricia, solo pedía no estar en la zona de bebés recién nacidos.

Me llevaron a una vieja y pequeña habitación de dos camas, que casi se tocaban por la estrechez de la habitación. Solo estaba yo.
Que suerte, no me apetecía ver, ni estar con nadie.

Me desnudé y me puse la bata que me dieron, y esperé hasta que vino el celador a por mì, sobre las diez y media u once.
Tumbada en la cama, con MARIDO al lado fuimos por pasillos, ascensores… hasta la zona de quirófanos.
Me despedí de él.
Estuve en una sala de espera de camillas con varias personas, ahí había otro celador, un hombre mayor, que no dejaba de hablarme, al principio con mis nervios me molestaba, luego hizo que se me olvidara un rato esos amargos momentos.
Vinieron las anestesistas, enfermeras… Y yo haciéndome mucho pipì, no me dejaban levantarme, y me pusieron una cuña…los nervios me estabsn afectando.
Estuve bastante rato ahí, se me hizo eterna la espera.
Por fin vinieron a por mí, me entraron al quirófano y me subieron a la camilla.
Estaba una ginecóloga mayor, bastante seca, otra residente, dos chicas jóvenes anestesistas, enfermeras, celador…mucha gente.

Me explicaron que me dormiría y que la sonda, el subirme las piernas al potro, y todo lo demás, me lo harían ya dormida y no me enteraría….
Me vieron muy nerviosa, y me dijo la anestesista que me pondría algo para relajarme, y yo le dije en plan broma, nervios o yo que sé “pero no me hagas como a Michael Jackson”…. Se rieron…Y ya no recuerdo más.

Me desperté en un pasillo, muy a una sensación de sueño dulce, pero de nuevo me hacía pipì, avisé como pude y me pusieron de nuevo la dichosa cuña.
Otro rato largo estuve esperando hasta que por fin me subieron a la habitación.

No me dolía nada, ni sentía nada.

Estuve allí ingresada hasta las siete ocho de la tarde, que por fin me dieron el alta.

Volvimos a casa, y por primera vez sentí alivio, necesitaba cerrar este capítulo. Se acababa esta pesadilla.

Espero que si estáis leyendo mi historia y estáis pasando por este tormento os pueda ayudar a ver que el tiempo lo cura todo, y ahora yo lo tengo superado, aunque fueron momentos horribles.
Ánimo!

Un abrazo

kira

MI ABORTO (parte 2)

Si quieres leer la primera parte PINCHA AQUÍ
Llegamos al hospital, dimos los datos, y nos sentamos, fueron pasando las chicas que había y otras que llegaron nuevas. Fui al baño dos veces, con terror de ver manchas oscuras, sangre… No había nada.
Pero por fortuna dentro de mi malestar interno, eso me aliviaba.
Había esperanza.
Por fin me llamaron y entré, expliqué la situación y me subieron al potro.
Ecografía vaginal.
Había tres médicos, un ginecólogo y dos residentes, chicas las dos.
Una me tranquilizaba.
El ginecólogo me dice que el embrión tiene medidas de seis semanas y media y no de nueve y media que es de lo que yo estaba…. Me derrumbo.

No encuentra latido.

No había más que decir.

Intentan animarme diciéndome que quizás este de menos tiempo, y que en estos casos por protocolo hay que esperar una semana.
Una semana? Si estaba claro lo que había pasado, por qué esta agonía?
Me seguían dando esperanzas y yo me eché a llorar como una niña, una de las residentes movió la cabeza a ambos lados mirándome con tristeza a los ojos y comunicándome sin palabras, que no había nada que hacer.

Me dieron cita para la siguiente semana y salí, llorando por supuesto.
La cara de marido fue…sin palabras.
Me abrazó y volvimos a casa con nuestro dolor.

Fue una semana dura, no volví a manchar nada.

                         *****

Volvimos la semana siguiente, esta vez a consulta, nueva ecografía vaginal y confirmación de que el embrión se había detenido.
Aborto diferido.

La solución era poner unas pastillas vaginales cada 8 o 12 horas, no recuerdo bien, y unas gotas.
Se supone que tendría contracciones y expulsaría al embrión, vamos un aborto casero.
Nos veríamos en una semana.

Me puse el tratamiento indicado, y manche muy poco. Y así transcurrió mi semana, sin expulsar nada.

                    ******

Otra ecografía, todo seguía igual, así que a repetir tratamiento.
Esta vez el tratamiento hizo efecto, comencé con contracciones cada tres minutos, sangrando, y cada media hora iendo al baño a expulsar lo que parecía ( perdón por lo explícito) trozos de hígado…aunque en realidad era sangre coagulada.
Fue horrible y angustioso.

De nuevo en consulta, nueva ecografía, la doctora me indica que ya no hay embrión, pero aún hay restos.
COMO?!?! RESTOS?!?!
Pero si he expulsado una barbaridad de cosas y de sangre… Y no puede ser.
Otro tratamiento? Son ya tres semanas así…no puede ser.
Pues no, esta vez tocaba LEGRADO.

Que horrible por favor,cuanto va a durar este calvario?
Perder a mi bebé, tres semanas intentando expulsarlo, y ahora un LEGRADO? Qué más?
(Tengo pánico a los quirófanos)

Me ofrece hacerlo al día siguiente, y no me lo pienso. Cuanto antes mejor, menos lo pensarlo.

En unos días la tercera y última parte.

kira

Mi aborto (parte 1)

Hace unos 4 años sufrí un aborto retenido.
Hoy puedo decirlo, así, sin adornos… en ese momento apenas 5 o 6 personas se enteraron.

Cuquito mayor tenia unos 16 meses, no estábamos buscando bebé, de hecho yo estaba sobrepasada, el peque dormía fatal, todo el día sola con él, sin familia en esa ciudad. Incluso lo apunte dos horas a la guarde para en ese tiempo poder comprar, limpiar o lo que necesitara…
Que tiempos y que mentalidad, o mas bien inmadurez, ahora estoy mucho mas estresada, con dos niños, pero la madurez y experiencia de estos años se notan, ahora no llevaría a Cuquito junior a la guarde, a menos que trabajara fuera de casa… Quizás por mucho que me duela decirlo, estoy disfrutando mas esta crianza…sin agobiarme tanto, aunque no tenga ni tiempo para rascarme la cabeza. Intento compensar disfrutando la niñez al máximo de mi Cuquito mayor, que siento como crece a pasos agigantados.

El caso es, volviendo al tema, que no estábamos buscando bebé.

Tras una semana y media de retraso, yo ya sospechaba algo, usábamos protección pero algo había fallado o nosotros nos habíamos confiado mucho…
Me hice el test de embarazo y fue “buffff otro bebé…”
Marido se lo tomó peor.
Y es que las circunstancias no pedían mas bebés, solos en una ciudad sin familia y casi sin amigos, Marido trabajando en otra, Cuquito mayor que no paraba y no dormía, con lo cual yo estaba agotada, yo no trabajaba…

Pero bueno había que hacerse a la idea de que íbamos a tener otro hijo y dejarnos llevar.
Según mis cálculos estaba de unas 5 semanas y media mas o menos.
Pedí cita con mi médico, me derivó a la matrona y seguimos los pasos correspondientes.
Nuestro bebé nacería en mayo.

Sobre la seis semanas empecé con las maravillosas nauseas y sus correspondientes arcadas.
Pero al cabo de los días éstas se fueron por arte de magia, y me sentía bien.

Yo, muy ilusa, pensaba, “que bueno que es mi bebé, que no me hace encontrarme mal porque sabe que tengo que cuidar a Cuquito mayor”
“Es una niña, lo presiento”

Y así fui haciendo mil conjeturas.
Mi bebe ya se había parado, pero nosotros aun no lo sabíamos.

Aunque he de decir que yo no paraba de insistirle a Marido para ir a un ginecólogo privado porque me olía que algo no iba bien. Pero no íbamos para tirar cohetes económicamente y fuimos dejando los días pasar.

El 1 de noviembre de 2011 estábamos comiendo en casa con mi madre, y cuando fui al baño al limpiarme había una mancha amarilluzca marrón, Marido dijo que eso sería normal que no me preocupase, pero yo insistí en ir al médico.
Le dije a mi madre que se encargara de Cuquito mayor.
Nos vestimos y nos fuimos al hospital, a urgencias.

Estaba de nueve semanas y media.

(continuará…)

kira